La osteopatía es una terapia manual que se empezó a desarrollar a finales del siglo XIX gracias a un médico norteamericano llamado Andrew Taylor Still y que posteriormente se introdujo en Europa gracias a sus discípulos británicos.

La osteopatía busca encontrar el origen de la patología que sufre el paciente para tratar el problema de raíz. Esto es posible gracias a la visión global que se tiene del cuerpo en la que todos los sistemas están interrelacionados. Esta búsqueda se realiza mediante diferentes test de movilidad global y/o local, en estática o en movimiento.

Así pues, además de trabajar localmente la sintomatología que presenta el paciente en el momento de la consulta, durante el tratamiento osteopático se trabaja para encontrar qué puede estar provocando dicha sintomatología para intentar corregirla o mejorarla y evitar que se cronifique, empeore o reaparezca.

Con la osteopatía no intentaremos “curar” sino dar información al cuerpo para que sea él el que rectifique y mejore gracias a sus mecanismos de autocuración.

¿Qué diferencia hay entre la Osteopatía y la Fisioterapia?

La Fisioterapia es también una terapia de abordaje manual en su mayor parte, aunque también se ayuda de máquinas para la realización del tratamiento. La diferencia más importante es que la fisioterapia focaliza su atención en la zona donde el paciente refiere el dolor y esto es positivo para aliviar las molestias del paciente de manera rápida, pero si no se amplía en campo de visión es posible que las molestias reaparezcan una y otra vez.

¿Qué estudios tiene un osteópata?

Los osteópatas en España debemos cursar primero una carrera universitaria de ciencias de la salud (medicina, fisioterapia, enfermería…) de 4 años de duración, y después realizar el Máster de Osteopatía que dependiendo de la escuela pueden ser entre 2 y 5 años.
Fuera de España esto es diferente y por ejemplo en Bélgica o Francia se pueden cursar los estudios de osteopatía como carrera universitaria.

¿En qué me puede ayudar la osteopatía?

A continuación daremos algunos ejemplos de patologías con las que se puede mejorar gracias a la osteopatía:

  • Dolor de espalda: cervical, dorsal o lumbar
  • Hernias de disco y su sintomatología asociada, por ejemplo hormigueos o debilidad.
  • Escoliosis, hiperlordosis o hipercifosis, ciáticas y falsas ciáticas.
  • Sesiones deportivas de repetición como roturas fibrilares o esguinces de tobillo
  • Mareos o vértigos, cefaleas y migrañas
  • Problemas en la ATM (articulación temporomandibular)
  • Hernias de hiato, acidez, dificultades para hacer la digestión
  • Estreñimiento o diarreas de repetición, gases
  • Alteraciones en la menstruación como dolor, irregularidad, quistes ováricos
  • Problemas de fertilidad
CONTÁCTANOS