La menopausia es una época de profundos cambios físicos y psicológicos en la vida de la mujer. Entre un tercio y la mitad de la vida de la mujer discurre en la menopausia, así que, mejor disfrutarla con salud. Y para eso, nada mejor que estar informadas. Por eso os traemos un post que creemos que os será muy interesante, con mucha información y sobre todo con consejos prácticos para aliviar algunos de los síntomas que se asocian con esta etapa.

Se suele decir que una mujer entra en la menopausia cuando no ha tenido menstruación durante un año, pero ¿se limita solo a eso?

¿Qué pasa en el cuerpo de la mujer?

Efectivamente, hay muchas más cosas alrededor de la menopausia. Sencillamente, es una etapa más en la vida de la mujer en la que hay cambios hormonales que comportan cambios físicos y fisiológicos importantes en el cuerpo de la mujer que empiezan mucho antes. Es la denominada perimenopausia.

¿Qué hormonas cambian?

Este cambio hormonal se basa en la disminución progresiva de progesterona y estrógenos. Esto es así porque las reservas de folículos ováricos disminuyen en calidad y cantidad y, por lo tanto, disminuyen las hormonas que están relacionadas con su maduración.

La progesterona es la encargada de controlar a los estrógenos, por lo que cuando ésta disminuye, los estrógenos tienen menos control provocando algunos de los síntomas que más se conocen:

  • retención de líquidos
  • ciclos muy abundantes
  • sequedad de mucosas
  • sofocos
  • la vagina pierde elasticidad
  • atrofia útero
  • poliquiúria
  • sequedad de la piel
  • incontinencia urinaria
  • prolapsos
  • riesgo de osteoporosis
  • disminución de la líbido
  • acúmulo de grasa
  • insomnio

Todos estos síntomas aparecen cuando el cuerpo no es capaz de adaptarse a este cambio hormonal. Pero no hay que conformarse y dejar que el tiempo pase. Es necesario tratar para aliviar estos síntomas y poder así seguir disfrutando de una vida saludable y sin limitaciones.

Consejos para minimizar los síntomas de la menopausia

Os proponemos algunos consejos para minimizar y mejorar algunos de los síntomas que hemos comentado antes:

  • Control de la alimentación. Reducir el consumo de azúcares y grasas saturadas.
  • Realizar ejercicio físico moderado ya que así enlenteceremos la atrofia muscular y la aparición de la osteoporosis. Consúltanos si tienes dudas de qué deporte o qué ejercicios son los que mejor te van.
  • Practicar técnicas de relajación te ayudarán a disminuir la ansiedad y el estrés.
  • Hidratación para no favorecer más esa tendencia a la sequedad y a la retención de líquidos.
  • Evitar tóxicos como alcohol y tabaco.
  • Desde la fisioterapia, la osteopatia y la acupuntura, en Radix, podemos acompañar al cuerpo en esta transición y ayudar en la mayoría de los síntomas físicos que antes hemos comentado (sofocos, retención de líquidos…) y hacer un buen refuerzo del suelo pélvico para evitar incontinencias, prolapsos… También podemos asesoraros en cremas, geles y productos naturales para combatir la sequedad de mucosas.
CONTÁCTANOS