Fertilidad, infertilidad y problemas de reproducción

Cuando hablamos de fertilidad, siempre se hace en referencia a cuando hay disminución o falta de ésta y es siempre un tema delicado de abordar. Pero en Radix creemos que es muy importante dar a conocer lo que podemos hacer desde la fisioterapia, la osteopatía y la acupuntura también en este tema. Por eso, hemos preparado una serie de posts que quieren dar a conocer esta parte del proceso.

Empezamos explicándote las definiciones de los distintos problemas de reproducción y las principales causas de infertilidad.

Definición de conceptos

Se define como infertilidad a la imposibilidad de concebir y esterilidad a la incapacidad para llevar a término un embarazo con éxito, pero esto puede pasar tanto antes como después de haber tenido un primer hijo. De esta manera se define como primaria o secundaria.

La esterilidad y la infertilidad deben considerarse un problema de pareja y abordarse conjuntamente, pero la realidad es que, el peso de los tratamientos de fertilidad recaen en la mujer. Y son tratamientos largos, costosos y bastante agotadores tanto física como anímicamente.

El 80% de las parejas logran un embarazo dentro del primer año, por lo que se habla de problemas de fertilidad cuando una pareja mantiene en este tiempo relaciones sexuales sin uso de anticonceptivos y no se consigue ninguna fecundación y posterior desarrollo del feto.

Causas de infertilidad en la mujer

La disminución de la fertilidad, sobretodo en el caso de la mujer, está relacionada con la edad y es que la edad óptima para la reproducción va de los 18 a los 35 años.

Hay 3 causas principales de infertilidad en la mujer:

  • Factor mecánico: hace referencia a problemas físicos/anatómicos de alguno de los órganos reproductores.
    • Por ejemplo: obstrucción o déficit funcional de las trompas, mala posición uterina.
  • Factor endocrino-hormonal: los trastornos de la ovulación constituyen el 30-40% de todos los casos de infertilidad femenina. En estos casos, puede haber afectación anatómica del ovario o que el eje hormonal que dirige el ciclo menstrual y ovulatorio (denominado hipotálamo-hipófisis-ovario) esté alterado y por lo tanto haya alteración del ciclo.
    • Por ejemplo: ciclos anovulatorios (ciclos en los que ningún óvulo ha madurado).
  • Factor uterino: algunas anomalías uterinas que dificultan la entrada y llegada de los espermatozoides hasta las trompas para la fecundación, o que impiden la implantación del óvulo.
    • Por ejemplo: miomas, endometriosis, malformaciones o alteraciones cervicales que afectan a la secreción de moco cervical.

Desde la fisioterapia ginecológica y la osteopatía podemos trabajar con técnicas manuales los 3 factores que te hemos descrito, con el objetivo de ayudar a que haya un embarazo natural pero también para complementar y aumentar la posibilidad de éxito de los procesos de fertilidad (inseminación, in vitro….).

En los próximos posts sobre fertilidad desarrollaremos qué técnicas y cómo ayudar en este proceso.
También hablaremos de cómo nos puede afectar la alimentación, el estrés y la vida diaria que llevamos y qué hacer para mejorarla.

CONTÁCTANOS