El orgasmo es el momento culminante del placer sexual. En las mujeres, a diferencia de los hombres, la respuesta sexual consta de 4 fases por las que hay que pasar consecutivamente para poder tener una buena respuesta sexual. El orgasmo es una de ellas.

Fases del orgasmo femenino

Las fases son: excitación, meseta, orgasmo y resolución y en cada una de estas fases ocurren diferentes cambios anatomofisiológicos que favorecen la llegada o no al clímax.

A grandes rasgos, vamos a decir qué pasa en cada una de ellas.

En la fase de EXCITACIÓN, después de percibir los estímulos necesarios, la vagina empieza a lubricar, se alarga y ensancha. El útero aumenta de tamaño y asciende. Los genitales se llenan de sangre, el clítoris se erecta, hay una vasodilatación generalizada y toda la zona se vuelve más sensible.

En la fase de MESETA, si los estímulos de excitación se mantienen, la apertura vaginal se estrecha y la vasodilatación vaginal se acentúa.

Cuando dichos estímulos se mantienen lo suficiente en el tiempo, se llega al ORGASMO. Es el momento en el que aparece una respuesta total. Aparecen contracciones rítmicas del suelo pélvico y del esfínter anal. El útero está en su máxima verticalidad y vibra. Esto ayuda en la concepción ya que en el fondo vaginal aparecerá una zona de dilatación en forma de bolsa donde el esperma quedará acumulado y la verticalidad del útero favorecerá el canal de entrada del esperma al interior para que ocurra la fecundación.

Por último, llega la fase de RESOLUCIÓN. Es la vuelta a la normalidad. La vasocongestión disminuye gracias a las contracciones musculares. 

Hay que añadir que, en el caso de muchas mujeres, después de un orgasmo pueden alcanzar de nuevo el clímax si se vuelve a estimular correctamente.

Infografía fases de un orgasmo femenino

Estructuras involucradas en el clímax femenino

Así pues, podemos ver cómo la respuesta sexual es compleja y hay múltiples estructuras involucradas, entre ellas, el suelo pélvico. Es importante tener un buen tono para notar bien las contracciones durante el orgasmo y para aumentar la sensibilidad vaginal consiguiendo así más y mejores orgasmos. 

Anorgasmia, qué es y cómo tratarla

La incapacidad para llegar al orgasmo (o anorgasmia) puede venir provocado por la alteración de diferentes estructuras, pero, con un tratamiento de fisioterapia enfocado en la reeducación del suelo pélvico, se puede trabajar para buscar el origen y tratarlo para llegar a conseguir de nuevo una respuesta adecuada y placentera.

CONTÁCTANOS